Origen de la genética

Más de 100 años

  • Estancia Los Choles
  • Administración Cook

La cabaña de vacunos se inicia en la década de 1940 con la raza Aberdeen Angus, concurriendo durante muchos años a exposiciones de la región. Criábamos el tipo de Angus tradicional ó "tipo antiguo", de bajo frame; cuyas virtudes podríamos resumirlas en sus bajos requerimientos forrajeros, su facilidad de terminación, su facilidad de parto y una calidad y definición racial producto de muchos años de selección con un mismo criterio. Si bien inicialmente el plantel era negro, se fue seleccionando hacia el Angus colorado. Cabe mencionar que este tipo de hacienda se adaptaba perfectamente al sistema de producción exclusivamente pastoril de aquellos años, que debía soportar importantes restricciones forrajeras estacionales. Los novillos se cargaban entre los 350 y los 400 kgr y las vacas gordas con 400 a 420 kgr. Los toros de dos años pesaban unos 500 kgr y los adultos de 600 a 700 kgr. En la década de 1970 hace su aparición el "nuevo tipo" en la raza A. Angus, caracterizado por un importante aumento del tamaño. Aparecieron toros de dos años con 1.200 kgr en las exposiciones. Nosotros consideramos que ese tipo de hacienda no se adaptaba al sistema de producción descripto, y que traería problemas de parto y dificultades en el engorde. No creímos conveniente renunciar a las virtudes del "viejo tipo" en aras de perseguir un mayor tamaño. Sobre todo al ver que en ese cambio se perdía mucho de la calidad racial. En esa instancia, y a raíz de haber conocido mi padre la raza Limousin en Francia, tomamos la decisión de inseminar 60 vacas Angus coloradas del plantel con un toro Limousin que vimosen el INTA de Balcarce en el año 1975. Se trataba de un toro moderado, de buenos aplomos, con un marcado desarrollo muscular en sus cuartos traseros; y se llamaba "Gastón" como buen francés. La producción de esa primera inseminación nos resultó muy atractiva, casi toda mocha y una combinación muy buena de las cualidades de las dos razas. El tamaño, si bien aumentó, seguía siendo moderado respecto al "nuevo tipo" Angus en boga. Siguieron varios años de cruzamiento, en los que pudimos comprobar que el porcentaje de sangre Limousin no debía superar los 3/8 si queríamos conservar la rusticidad y el bajo mantenimiento de nuestra hacienda original.